miércoles, 19 de junio de 2019

MARÍA


Hace demasiado tiempo que a María se le escurrió la vida entre los dedos. Una niñez solitaria la rodeó de amigas imaginarias con las que jugaba y tomaba el té. La adolescencia le llegó cargada de miedos e imposiciones paternas que le cortaron las alas antes de volar. Más tarde, un matrimonio de conveniencia y un marido posesivo educado a la antigua le regalaron una jaula dorada donde criar a sus hijos. Se dedicó a cuidar de su familia hasta que los pequeños crecieron y alzaron el vuelo. Entonces, se ocupó de sus padres hasta que llegó su último aliento. 

Ahora, el olvido le ha devuelto sus muñecas y no se cansa de jugar.



Fotografía: Elisa de Armas.


4 comentarios:

  1. Qué fuerte Pilar, pero que bien contado como siempre acostumbras. Me ha gustado mucho.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el relato de la vida de muchas mujeres de antaño, que la dedicaron a los demás.
      ¡Muchas gracias, Nani, por tus palabras!
      Besos apretados.

      Eliminar
  2. Doloroso y tierno a la vez.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar