sábado, 6 de marzo de 2021

EL VUELO DE AMELIA

 

Sabía que algún día encontraría la salida de aquel angustioso laberinto donde no era del todo feliz. Aunque no se consideraba una persona sobresaliente, le sobraba tenacidad. Por eso, cuando vio por primera vez el mundo desde el cielo, supo que había nacido para volar. Desde entonces, la idea de convertirse en piloto de aviones comenzó a tomar forma en su mente. Su espíritu valiente y aventurero no la dejó conformarse con alcanzar su sueño. Siempre quiso llegar un poco más lejos que los demás sin importarle el riesgo, ser la primera mujer en superar cada reto. Mientras preparaba su vuelo con el Lockheed Electra, se sentía emocionada ante la envergadura de la hazaña que estaba a punto de emprender sin ningún miedo a lanzarse a lo desconocido. Pero, cuando abrió sus alas sobre el Pacífico, desapareció silenciosa en medio de la nada, dejando al mundo sin aliento tras su estela de misterio y eternidad.

Dicen que naufragó su leyenda en una isla solitaria. Aunque se quebraron sus alas en aquel cielo de agua y arena, nunca dejó de navegar entre nubes de espuma y pájaros de viento.



Relato con el que participo en el Concurso #HistoriasDePioneras de zendalibros.com






8 comentarios:

  1. Todo vuelo de prueba conlleva riesgos. Pero el valor de ser así, en esos tiempos, una mujer de altos vuelos, no hay quien se lo quite, con el resultado que fuera.

    Un abrazo, y suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amelia nos demostró que no hay que tener miedo a volar alto y lejos a todas las mujeres.
      Muchas gracias, Albada.
      Besos apretados.

      Eliminar
  2. Excelente Pilar. Mucha suerte!!
    Besicos muchos. 😘😘

    ResponderEliminar
  3. ayer mismo dijeron que han encontrado u trozo del avión y que con no sé qué técnicas radiológica van a descubrir no sé qué del accidente
    ssludosd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace unos años, encontraron sus restos en una isla del Pacífico. Espero que puedan saber qué le ocurrió y se resuelva el misterio.
      Muchísimas gracias, Gabiliante.
      Besos apretados.

      Eliminar
  4. Buen homenaje a una pionera, una mujer admirable: Amelia Earthart, que demostró que el tesón y la capacidad no es patrimonio solo de los hombres.
    Un abrazo y suerte, Pilar.

    ResponderEliminar