sábado, 8 de agosto de 2020

SE ASOMA LA NIÑEZ...


Se asoma la niñez
a tus ojos cálidos.
Sus pies juegan
en tu silencio.
Con sus manos
de (construye)
castillos de arena
en tu pecho.

Se divierte la niñez
trenzando sueños
con brisa de mar.



Foto de Kevin Olson en Unsplash


EN SILENCIO...


En silencio,
escribe versos el corazón
con caricias de viento.








SUPE QUE TE OLVIDÉ...


Supe que te olvidé
cuando, de mi oscuridad,
afloró el arcoíris.






DESCUBRÍ QUE ERAS TÚ...


Descubrí que eras tú,
la pieza que encajaba
en todos mis vacíos.







ESE AMOR...


Ese amor
que, con trazos de caricias,
borra tus miedos
e ilumina la cara oculta de tu luna.
Ese.







viernes, 7 de agosto de 2020

ULTRAMAR


Desde que se truncaron mis vacaciones, vivo aferrada a una caracola que compré en mi último viaje a Menorca. Si cierro los ojos y la acerco a mi oído, puedo escuchar el rumor del mar. Huele a profundidades, a salitre y a nostalgia.
Por eso, ya no puedo alejarme de ella ni de su océano. La llevo conmigo siempre. Al liberarla en la piscina, noto que se levanta una ligera brisa marina que rompe la calma y empiezan a ondear sus aguas de color turquesa. Las olas se atreven a traspasar sus límites para besar la cálida orilla. Al principio me asusto. No sé si lo que estoy viendo es un espejismo. Pero enseguida me sumerjo en su inmensidad y me dejo mecer por su vaivén.
Una fina capa de arena blanca va cubriendo el césped y nuestros cuerpos bajo el sol, pero a nadie parece importarle. Con sus cubitos y sus palas, los niños construyen castillos junto a la orilla. Los adolescentes sustituyen su atuendo habitual por otro más apropiado para el surf y esperan flotando sobre sus tablas hasta que sople el viento y les dé alas para volar. Atraídas por el aroma de los bronceadores, revolotean las gaviotas entre los bañistas buscando restos de comida. Al final del día, los barcos regresan de faenar y hacen sonar sus sirenas antes de entrar a puerto.
Cuando se adormece el atardecer sobre el horizonte, guardo la caracola y la imaginación. Sé que esto no es el mar, pero se le parece mucho. Y mi isla está a punto de zarpar.






Relato presentado al Concurso #Historiasdeviajes de zendalibros.com