viernes, 18 de noviembre de 2016

PERSIGUIENDO UN SUEÑO

     
   Pedro tenía 70 años y un gran sueño, llegar a los Campos Elíseos de París montado en su bicicleta.

   Tras muchos años de entrenamiento y antes que sus piernas o su cabeza le fallasen, decidió salir a buscar su sueño. Atrás quedó su pequeño pueblo, su familia y su hogar. Comenzó a pedalear con su gorra de siempre, cargado con su mochila y su rueda de recambio. Todo lo tenía previsto. No quería que un problema técnico, acabara con su aventura antes de tiempo.

      De pueblo en pueblo, con su pedaleo lento pero constante. Sus piernas estaban cada vez más cansadas, pero su corazón le daba alas para seguir.

     Sus viejos ojos descubrieron al fondo la gran ciudad. La Torre Eiffel lo saludaba a su llegada. El Arco del Triunfo le esperaba para hacer su entrada triunfal en su sueño. Lo había logrado. Se sintió como si fuese el ganador del Tour de Francia desfilando por Los Campos Elíseos.

     Lo celebró con los brazos levantados y mirando al cielo. De repente la vio, allí estaba ella, esa gigantesca rueda de bicicleta en la que la gente era elevada a las alturas, como si volaran. 

      Sintió en su interior que allí nacía un nuevo sueño: Volar…



                                                   Imagen: Matt Stuart

9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Nunca hay que dejar de perseguir un sueño...
      Besos apretados para ti, aventurera.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga. Que nunca nos falte un sueño...
      Besos apretados.

      Eliminar
  3. Un relato precioso, y cuanta razón tienes en lo que nos cuentas, nunca hay que dejar de perseguir los sueños, y cuando se alcanza uno hay que ir a por el siguiente.
    Deseo que tú y yo, juntos logrenos alcanzar los nuestros, de momento tu eres el mío hecho realidad,
    Besets al collet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi vida no tendría sentido si no tuviese sueños por cumplir y no hay mayor sueño que tú y vivirlos contigo.
      Muchas gracias, cariño.
      Besets al collet.

      Eliminar
  4. Qué bonito seria poder hacer repalidad un sueño y hacer una noria onirica de la q fuesen subiendo y bajando más,unos hechos y otros por hacer.Qué bonito poder soñar al lado de tus letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mary,nunca dejes de tener sueños,son el motivo para seguir siempre adelante. Sigue soñando...
      Besos apretados, amiga.

      Eliminar