viernes, 4 de agosto de 2017

SUEÑOS DE MAR


Recuerdo con nostalgia aquel cosquilleo en los dedos de manos y pies llenos de playa, bajo esa brisa con olor a sal. Se escuchaba ese alegre griterío, nos divertíamos construyendo castillos de arena para que los príncipes y las princesas de nuestros sueños pudieran reinar. 

Al atardecer, con el rubor del sol reflejado sobre la piel bronceada, todo eran risas, hasta que de pronto nos apremiaba la oscuridad. Había terminado el día, era el momento de regresar. 

Contrariados, a regañadientes, recogíamos la imaginación mientras la fantasía, secándose la espuma de las olas, se quedaba a dormir en el parque, dentro de aquel cajón.

Sabíamos que no era el mar, pero cómo se le parecía…

(Relato presentado al concurso de Editorial Zenda #UnMarDeHistorias )





2 comentarios:

  1. Era la imaginación que no tenía límites...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonitos tiempos aquellos...
      Muchas gracias, Rafael.
      Besos.

      Eliminar