sábado, 17 de noviembre de 2018

FRÁGIL, ETÉREA...


Frágil, etérea 

mi alma amanece 

a la merced del viento 

al borde del abismo. 

Rozo tu calma 

con la punta de mis dedos 

en equilibrio 

sin fuerza en mis alas 

para remontar. 

Me aferro a los versos 

escribo 

y echo a volar.




4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Menos mal que siempre nos queda la poesía!
      Muchas gracias, Rebeca.
      Besos muy apretados.

      Eliminar
  2. Muy hermoso Pilar. Para liberar los versos, lo mejor es dejarlos volar.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El alma se libera cuando le dan alas las letras.
      ¡Muchas gracias, Nani!
      Besos muy apretados.

      Eliminar