martes, 15 de junio de 2021

TELARAÑAS

 

Comienzan a adueñarse del planeta, aunque a nadie parece importarle. Son invisibles, silenciosas y se expanden con rapidez. Poco a poco, nos envuelven con sus hilos etéreos, tejiendo su telaraña a nuestro alrededor, sin dejarnos la mínima posibilidad de escapatoria. Nos vigilan día y noche. Lo saben todo sobre nosotros. Su poder es infinito.

La resistencia de algunos rebeldes les impide poseer el control absoluto. Para ellos, son demasiado peligrosos y amenazan sus planes. Su forma de vivir puede ser algo tan contagioso que les impida dominar el mundo. Por eso, los someten a un asedio insoportable.

Permanecen al acecho. Esperan que flaqueen, que acepten su rendición, y que, como todos los demás, acaben navegando por la red.



(Publicado en la web Microcuento.es)



Imagen de Adina Voicu en Pixabay 




sábado, 12 de junio de 2021

ESTOY HECHA DE PALABRAS...

 

Estoy hecha de palabras,

de silencios en verso,

de sentimientos papel.

Por mis venas, fluye

la sangre tinta

con la que escribo.


En mi pecho, golpean

los latidos mariposa

con alas a flor de piel.




Foto de Aleyna Rentz en Unsplash



NO HAY SILENCIO...

 

No hay silencio

en la mirada que grita

más allá de unos labios

que callan la verdad.

No hay peligro

en la luz que es faro

a través de la tormenta

que late en el pecho.

No hay frío

en los ojos que se aferran

a tiempos de caricias

para no olvidar.






PERDIDA EN LA CEGUERA...

 

Perdida en la ceguera

de tus brazos,

mi piel busca la salida

de tu boca

y respira

en tu mar de silencio

al desnudar la noche

y, con un latido,

la inmensidad.






sábado, 5 de junio de 2021

VIVIR ES ELEGIR...

 

Vivir es elegir

dónde encaminar

tus pasos,

decidir si eres

cielo o tierra,

mar o desierto,

calma o locura,

palabra o silencio.

Vivir es saber

por quién late

tu verso corazón.








SE MECE LA NIÑEZ...

 

Se mece la niñez

con nubes de viento,

entre sueños de espuma

de un cielo corazón.

Eleva sus latidos

con el eco que palpita

hacia un horizonte futuro

con alas para volar.








viernes, 4 de junio de 2021

JUSTA CAUSA

 

Cuando te guía el corazón, no hay motivación más poderosa que esa para elegir estudiar derecho. Compaginar vida, trabajo y universidad, no resultó nada fácil. Aun así, trabajé muy duro hasta finalizar la carrera y colegiarme como letrada. Desde mucho antes de empezar a ejercer, ya tenía decidido a quién me gustaría prestar mis servicios. No tuve ninguna duda. Sabía que necesitaban una mayor ayuda y protección, porque lo que estaba en juego era su vida. A partir de ese momento, dediqué todos mis esfuerzos a erradicar aquella terrible lacra que sufría gran parte de la población, justo la más vulnerable. Especializarme en violencia de género me dio la oportunidad de actuar con la empatía que requería cada caso. Pude apoyarlas en su lucha a lo largo del proceso judicial y ayudarlas a buscar empleo.

Sé que cualquier mujer puede convertirse en víctima de un maltratador, como lo fui yo.



(Relato elegido Finalista del mes de junio/21 en el XIII Concurso de Microrrelatos sobre Abogados)

Palabras: Empleo / Erradicar / Oportunidad / Población / Vulnerable.





Imagen de Ezequiel Octaviano en Pixabay