miércoles, 18 de noviembre de 2020

DESESPERADA


 (Versión en valenciano)


Després d'aquesta nit, li suplicaré ajuda a Santa Rita. No em fie de la resta del santoral. Fa temps, cansada de buscar ocupació, li vaig posar julivert a Sant Pancraci, però només vaig trobar treball com a netejadora a temps parcial. Quan vaig necessitar una parella que alleujara la meua soledat, vaig recórrer a Sant Antoni i em va manar al meu marit. Un peresós que no eixia del bar.

Per això, en veure'm arruïnada i dormint amb el meu enemic, li vaig demanar consell a Santa Bàrbara. I va esclatar tal tempesta que, sense dubtar-ho, vaig prémer el gallet.


--------------------------------------------------


(Versión en castellano)


Tras lo ocurrido esta noche, le suplicaré ayuda a Santa Rita. Ya no me fío del resto del santoral. Hace tiempo, cansada de buscar empleo sin éxito, recé y puse perejil a San Pancracio, pero solo encontré trabajo como limpiadora a tiempo parcial. Cuando necesité encontrar una pareja que aliviase mi soledad, recurrí a San Antonio y me mandó a mi marido. Un vago que nunca estaba en casa y no salía del bar.

Por eso, al verme arruinada y durmiendo con mi enemigo, le pedí consejo a Santa Bárbara. Y estalló tal tormenta que, sin dudarlo, apreté el gatillo.



(Relato finalista en el VI Concurso de Microrrelatos de la Biblioteca Pública de Godella (Valencia) - 2020)




Imagen de Engin Akyurt en Pixabay 



8 comentarios:

  1. Es muy bueno, la fe ciega en los santos le valía la de mantener, aunque el último, Santa Bárbara, podía haberse hecho la sorda.

    Genial ese final. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me alegro que te guste. A la pobre no le ha ido muy bien con el santoral... Mil gracias por tus palabras, Albada.
      Besos apretados.

      Eliminar
  2. Excelente !!buen final!!!Suerte 😙

    ResponderEliminar
  3. Que Santa Lucía te conserve el buen ojo para hilar estas fantásticas historias. Enhorabuena, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Margarita, los Santos ya no son lo que eran... jajaja.
      Mil gracias por tus palabras.
      Besos apretados.

      Eliminar
  4. Muy contundente. Explosivo se podría decir.
    Hay personas sin suerte.
    Un abrazo, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no se puede fiar uno de nadie...jajaja
      Mil gracias, Ángel.
      Besos apretados.

      Eliminar