miércoles, 26 de enero de 2022

DESTELLOS

 

Mamá no dejaba de llorar. Quería lo mejor para mí, pero se puso tan pesada que ignoré sus advertencias. Y a cabezota no me ganaba nadie. Vestida para la ocasión, me dirigí a la carretera. Empezaba a anochecer y no quería llegar demasiado tarde. En medio de la oscuridad, ocupé mi sitio junto al arcén. Luego saqué la mano con el pulgar. Ciegos de poder, aceleraban sin verme.

La verdad es que ella tenía razón. No se puede cambiar el destino. Todo volvió a suceder como aquella noche.



Relato escrito para el Reto 5 líneas del mes de enero de 2022 del blog de Adella Brac.

Las palabras son: Llorar / Luego / Verdad.




Foto de Yoann Boyer en Unsplash



8 comentarios:

  1. A las madres hay que escucharlas siempre. Nada otorga más generosidad y sabiduría que la maternidad.
    Buen relato, Pilar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por pasar y comentar, Ángel.
      Besos apretados.

      Eliminar
  2. Precioso relato Pilar!!Debemos escuchar más a nuestras Madres.Felicidades.😘🍀🌸

    ResponderEliminar
  3. Muy buena vuelta de tuerca de la leyenda de la mujer de autostop.

    Me parece una genialidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Albada, por valorar mi relato.
      Besos apretados.

      Eliminar
  4. Que bien construido el relato. Un abrazo

    ResponderEliminar